Recordar Registrar
Domingo, 23 de Abril de 2017 - 20:50 h
Publicidad

Facebook Twitter

Sociedad

SOCIEDAD

Lágrimas de humanidad en Bravo Murillo

TXEMA SANTANA

Valsequillo11/10/2015

Tres de las personas que expusieron su experiencia en las I Jornadas de Debate y Derechos Humanos de Gran Canaria acabaron o interrumpieron sus intervenciones, abrumados y abrumadas por lágrimas invitadas a escena por el recuerdo de su trabajo. 

Yolanda Álvarez interrumpió su discurso cuando reprodujo una crónica emitida en Televisión Española en la que relataba el bombardeo a un lugar en el que había decenas de mujeres, niños y niñas. Una escuela en Gaza. Ella estaba allí para contarle al mundo que aquello estaba ocurriendo. Estos días recordó que hay más de 5 millones de refugiados palestinos en el mundo. Y con sus palabras es necesario subrayar que el problema de la guerra, del abuso, de las matanzas, de la criminalidad es producto de un problema originario: la ocupación. 

José Antonio Rodríguez lleva lustros atendiendo a las personas que llegan en patera a Gran Canaria. Es el referente de Cruz Roja en la comarca de San Bartolomé de Tirajana, al sur de la isla, y es precisamente el sur el que se enfrenta al abismo del Atlántico, del cual, en muchas ocasiones proceden barquillas con casi siempre negros a bordo que quieren tocar tierra. Allí les recibe José Antonio.

Apenas había dormido unas horas la noche anterior. Él y su equipo habían terminado las labores de rescate de una patera en el Faro de Maspalomas a las tres y media de la mañana. No pudo contener sus lágrimas cuando se acordó de la decena de personas que murieron aquella mañana en Arinaga. Una mañana de septiembre de 2008, José Antonio y su equipo acudieron como siempre a la llamada de emergencia: una patera había llegado a Arinaga de madrugada y según contaba los vecinos, había gritos y personas ahogadas. Cuando José Antonio llegó al lugar había 10 cuerpos flotando, otros llorando en la orilla, algunos corriendo, aún, por la avenida. Colocaron a los muertos en fila. No pudieron hacer nada. José Antonio rompió a llorar mientras se lo contaba a los participantes en las jornadas. No puede olvidar aquella mañana.

Victoria Rosell no pudo contener el llanto, la emoción, al recordar situaciones que ha tenido que vivir como Juez de control del Centro de Internamiento de Personas. Especialmente una, de la que obvió su nombre completo, que se enteró a la misma vez de que estando en el CIE tenía VIH y además estaba embarazada. Hizo un exhaustivo repaso a las violaciones a los derechos más fundamentales que a su juicio cree que no se cumple en esta infraestructura, la de Barranco Seco, que antes era una cárcel y ahora es un centro de retención de personas que llegan, sobre todo en patera, a la isla en la que vivimos. Bajo ella está la unidad canina de la Policía Nacional y sus ladridos hacen insoportable las noches en una antigua cárcel, en la que ahora retienen a personas que están con sus familias a miles de kilómetros, sin apenas saber nada de ellos y con sus sueños atados de pies y manos.

Hace un año GuinGuinBali recibió el premio Nicolás Salmerón de Derechos Humanos 2014 en la categoría de comunicación. En los cinco años y medio que tenemos de experiencia hemos puesto siempre por encima de todos una crítica hundida en la violación de los Derechos Humanos. Ahora, con estas I Jornadas de Debate y Derechos Humanos esperamos haber puesto una piedra más en la cultura de paz, de denuncia, de acercamiento entre las personas en base al respeto y al conocimiento y reconocimiento mutuo. GuinGuinBali significa Sin Fronteras. Y Sin Fronteras, nos encontramos.

No cabe cerrar estas jornadas, que volverán el próximo año en la misma fecha y con otras temáticas, sin agradecer de forma expresa las facilidades que la Consejería de Solidaridad Internacional, a través de su programa Gran Canaria Solidaria, ha expuesto. A la Comisión Española de Ayuda al Refugiado y a la Cruz Roja por enseñarnos. A Teresa Vázquez, que nos acercó Melilla y la frontera del Líbano con Siria con soberbia precisión; a Marc Serra i Solé que mostró el ímpetu con el que están trabajando desde el Observatorio Desc, una referencia; a Ana Isabel Henríquez y el equipo que trabaja en Casa Daniela tratando de paliar los daños que produce en las mujeres que trafiquen con tu vida, tu cuerpo y tu sexo; a Bachir Ahmed, que nos recordó que nuestros vecinos saharauis siguen olvidados con nuestra complicidad cuarenta años después; y a Fefi Milán que, aunque nunca quiere salir en la foto, es insustituible.

Parece que en unos días comenzará el proceso de creación de una plataforma para fiscalizar todo lo que ocurre en el CIE. La inversión en discurso crítico a veces hace crecer la sociedad civil y esta es parte fundamental de la acción social de la política pública.

Hay que aplaudir, también, a los que dejan lágrimas por la humanidad. 

Comentar

Por favor, use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Su dirección de correo no será publicada.

cars. actuales



(si es un usuario registrado, al identificarse en la página no necesitará volver a incluir estos datos en sus comentarios, y aparecerá su avatar al lado de los mismos)

  • Ésta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de Guinguinbali.com
  • No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.


Quiénes somos | Publicidad

© GuinGuinBali 2010